DERECHO A LA NACIONALIDAD

Con su calculada inacción y su deliberada omisión de responsabilidades, España está contribuyendo de forma directa al drama de los refugiados

No alcanza bien el lenguaje, pero el papel jugado por la Unión Europea y por todos y cada uno de los Estados miembros es sencillamente vergonzante. La inabarcable crisis humanitaria gestada en nuestras fronteras viene derivada de la incapacidad europea para cambiar su política de asilo y refugio y es el mayor drama político y humanitario de las últimas décadas.

A él, con su calculada inacción y su deliberada omisión de responsabilidades, nuestro país está contribuyendo de forma directa. Nada de este inmenso drama humano puede perder un solo minuto más.

Todos esos, y algunos más, son asuntos nucleares de la más cruda de las realidades, pero no tienen mucho espacio en esta ficción representada en las últimas fechas en nuestro país.

Quizá algún roce colateral, pero no mucho más.

Pasados ya dos meses de esta aburrida representación, la única certeza que tenemos es la certeza del tiempo perdido.

Cuando todo termine, cuando caiga el telón y quede desnuda esta pobre ficción, le tocará a este país salir en busca de todo el tiempo que le han quitado. Y la tarea, desgraciadamente, será el doble de urgente.

 

“Europa pone a los refugiados en manos de las mafias; les está dando negocio”

dalia guerra 21.02.2016 | 02:00

Mila Font es economista y fue en el año 1994 cuando comenzó a trabajar en Médicos Sin Fronteras (MSF). El primer proyecto en el que participó fue en campos de refugiados en Tanzania, a donde se desplazaban las víctimas de genocidio ruandés. Desde hace varios años es la delegada de MSF para Canarias, Valencia y Murcia. Ahora ella y su organización se están volcando en la atención de los millones de refugiados que huyen de Siria, entre otros proyectos a nivel internacional.

Desde su posición de delegada de Médicos Sin Fronteras (MSF), ¿cómo percibe la situación de los refugiados sirios en Europa?
Yo creo que la palabra que mejor define cómo ha respondido la Unión Europea (UE) a la situación es fracaso. En el año 2015, más de un millón de personas llegaron a Europa, incluso la misma Frontex dice que nueve de cada 10 personas que han llegado están huyendo de un conflicto armado y que tendrían derecho a recibir protección y que la Unión Europea tiene la obligación de dársela. Lo que vemos es que Europa no solo no se ha puesto en marcha para responder ante esta situación, sino que las medidas que ha ido tomando a lo largo de estos meses están haciendo el camino mucho más difícil para todas esas personas que huyen.

¿Se toman decisiones contrarias a lo que se debería estar haciendo?

Sí y hay ejemplos concretos. El primero de ellos, que es el que hizo a Médicos Sin Fronteras poner en marcha una operación en el Mediterráneo con varios barcos. En 2014 había una operación europea llamada Mare Nostrum en el Mediterráneo. Esa operación tenía el objetivo de rescatar y salvar a personas en riesgo. Fue sustituida por otra llamada Tritón, pero el objetivo de la nueva ya no era el rescate y salvamento, sino la protección de fronteras europeas. Eso hacía que en vez de trabajar en todo el Mediterráneo, solo se hiciese a 30 millas de la costa italiana. Durante los primeros cuatro meses de 2014, 86 personas que murieron en el Mediterráneo; en el 2015, con esa nueva operación, fueron más de 1.700. Eso nos llevó a poner en marcha una operación con tres barcos que ha estado funcionando desde mayo hasta noviembre, gracias a la que 20.000 personas han sido rescatadas.

Hace unos meses se dijo que España iba a acoger a 18.000 refugiados, pero finalmente son muy pocos los que han llegado…
La información que tenemos es que solo se ha acogido a 19 personas de las miles que se deberían haber acogido. El ejemplo de España es similar al de otros países europeos. De lo que pasa en las cumbres a la realidad hay un trecho, donde se pone de manifiesto ese fracaso.

¿Dónde están todas esas personas que se suponía que debían acoger los países europeos?

Muchas se han ido más hacia el norte de Europa. Alemania ha recibido un montón de refugiados y también los países escandinavos. Otros muchos todavía están en Italia y en Grecia.

Médicos Sin Fronteras también trabaja en tierra con estas personas?

Sí, también estamos trabajando en la ruta hacia el Mediterráneo. Por un lado, estamos en el Egeo, con barcos pequeños, y tenemos proyectos de apoyo a la acogida de estas personas que están llegando en Grecia. Además, a petición de las autoridades municipales también estamos trabajando en un campo de refugiados en Francia.

¿En qué estado llegan los refugiados a esos puntos?

Lo que hemos visto a través de nuestro trabajo y nuestra experiencia es que la salud de los refugiados cuando llegan a Grecia y cuando los vemos varias semanas después más hacia el norte de Europa ha empeorado. También estamos viendo que en la parte de salud mental hay muchísimas necesidades. Han salido de una guerra, han tenido que dejarlo todo para poder seguir con vida y lo que se encuentran cuando llegan a Europa no es una bienvenida sino que tienen muchísimas necesidades. En algunos casos también hemos documentado actos violentos contra ellos por parte de la policía.

¿Se los está criminalizando?

Yo creo que de alguna manera sí se está criminalizando a estas personas. Cada vez más conflictos tienen un efecto mucho directo sobre la población civil, como el caso de Siria. Más del 90% de las víctimas de las guerras actuales es población civil, que lo único que ha hecho ha sido nacer y vivir en ese país. Y, por eso, creemos que tenemos mucha más obligación de apoyar a estas personas.

¿Cree que se está experimentando un cambio en las rutas que siguen los refugiados para llegar a Europa?

De momento no hemos notado una reducción del flujo hacia Grecia. Sí que es cierto que mientras no haya vías legales y seguras para huir de esos conflictos, las personas van a buscar otras alternativas. Europa está poniendo a todas estas personas en manos de las mafias; les está dando negocio.

¿Canarias podría ser uno de los destinos de estas nuevas rutas?

Sí , una de las vías que quizás pudiesen buscar es esta. Pero de momento no tenemos la información para poder documentarla.
¿Cuáles son los territorios donde más se necesita la actuación de MSF?

Estamos trabajando en los países en conflicto de donde vienen estas personas. Casi el 90% de ellas vienen de Siria, Irak y Afganistán, y estamos trabajando en esos tres países. En los últimos meses, hemos visto la cantidad de ataques y bombardeos a hospitales en estos países, sobre todo en Siria.

¿Por qué se han convertido las zonas sanitarias en un objetivo militar?

Creo que una de las razones principales es porque se está asumiendo que la población que vive en estas zonas forma parte del conflicto y el hecho de que estén enfermos o necesiten asistencia no es razón suficiente para que no sean un objetivo. Nuestra postura es que existe el derecho internacional humanitario, porque hasta en la guerra hay también reglas, y vemos que no se están respetando y que cada vez se respetan menos por aquellos países que las han defendido más. Pero el efecto va más allá, porque todas las zonas donde estaban esos hospitales destruidos se han quedado sin ningún tipo de asistencia.

¿Qué opina de la atención sanitaria que recibieron los inmigrantes que llegaron en patera a las Islas la semana pasada?

Estas personas necesitan unas mínimas condiciones de acogida y esas condiciones incluyen la atención sanitaria inmediata. España tiene la capacidad de dar esa asistencia. En este caso concreto, por las imágenes que se han visto, no ha sido así. Yo espero que esto sea una excepción, porque realmente si no lo fuera, no sería porque están llegando miles de personas y no tenemos capacidad, sería un ejemplo muy claro de falta de voluntad política.

 

 

Esperamos ver pronto a un rumano en el Congreso de los Diputados

Hay casi un millón de rumanos en España, el 20% de todos los inmigrantes. Charlamos con el gobierno rumano sobre el presente y el futuro de la diáspora en nuestro país

España no es un cualquier lugar para los rumanos. Es, de largo, el país que más simpatía atesora hacia nuestra cultura y sociedad, en el que un 84% de su población tiene una opinión positiva de nuestro país, y también somos la segunda nación a la que más emigran los rumanos, casi en la misma medida que Italia, y eso que de Timisoara a Trieste hay solo seis horas de carretera. Además son, junto a Francia, Italia, Andorra, Portugal, Moldavia y San Marino, los únicos europeos con lenguas derivadas del latín.

Dan Stoenescu (Constanta, 1980), ministro delegado para los rumanos en el extranjero, habla seis idiomas, entre ellos, por supuesto, el español.Ha venido a España dos días para entrevistarse con las comunidades de Madrid y Barcelona, detectar sus necesidades y, por qué no, intentar convencerles para que regresen a Rumanía, uno de los países de la Eurozona que más creció durante el año pasado. El diplomático atiende en exclusiva a El Confidencial para debatir sobre el presente y el futuro de los rumanos en España.

Pregunta: ¿Por qué tanto aprecio por lo español?

Respuesta: Tenemos un vínculo antiguo, desde Trajano, el sevillano, que fue emperador de la Dacia (región romana que comprendía los actuales territorios de Rumanía y Moldavia). Como pueblo latino, consideramos a España un país hermano. Además, los rumanos hemos redescubierto España después de la revolución rumana (1989, la rebelión que provocó la caída de Ceaucescu) y fue cuando empezamos a venir a España por la falta de trabajo allí. Han sido muy bien acogidos y, por eso, los rumanos que están en España recomiendan a sus familiares en Rumanía que vengan a trabajar. Todos conocemos a Cervantes, la música y la comida española… es una cosa normal, nos gusta España.

P.: En España se da el fenómeno opuesto. Más allá de Drácula, Hagi y Ceaucescu, apenas sabemos nada de ustedes.

R.: Tenemos que trabajar juntos para que los españoles aprendan cosas de Rumanía. Tenemos un instituto cultural en España que intenta reflejar la verdadera imagen del país. Tenemos una cultura magnífica, con escultores como Constantin Brancusi, músicos como George Enescu, y escritores como Eugene Ionesco o Emil Cioran. Además, tenemos regiones en Rumanía especiales, vírgenes para los turistas, que seguro le gustarían a los españoles.

Evolución de los rumanos en España (Wikipedia)
Evolución de los rumanos en España (Wikipedia)

P.: ¿Ha crecido el interés de los españoles en Rumanía?

R.: Sí, desde luego. La caída de las fronteras de Europa ha creado un efecto llamada, aunque aún no estemos en el espacio Schengen. Nos hemos desarrollado mucho en los últimos años, con gran inversión española a nivel empresarial, quizá por eso empezamos a figurar en el mapa.

P.: Dice Mariano Rajoy que los rumanos son un ejemplo de integración en España.

R.: Estoy de acuerdo. En Madrid hay más de 200.000 rumanos, 150.000 en Andalucía y Cataluña… es una población activa, joven, con 35 años de media, que trabaja por la economía española y rumana, ya que envían remesas a sus familiares. Esta comunidad ayuda a la economía de los dos países.

P.: Hubo un importante repunte de inmigración rumana con el ‘boom’ del ladrilo, pero no decreció demasiado cuando se vino abajo el mercado inmobiliario. ¿A qué se dedican ahora los rumanos de España?

R.: La mayoría sigue allí, en la construcción, aunque depende mucho del área geográfica, porque también los hay que se dedican a la hostelería y a la agricultura. También tenemos abogados, médicos, artistas… que van llegando con las nuevas oleadas emigratorias, que han empezado en los últimos seis años.

P.: Sin embargo, la mayor comunidad rumana de Europa se encuentra en Italia. ¿Les acogen allí mejor que aquí?

R.: (Lo piensa) No creo. España fue un imperio que abarcaba América Latina, Filipinas, Guinea… y está más acostumbrada a recibir extranjeros. Italia nunca fue un imperio -la época romana queda muy lejos- y por eso, desde mi punto de vista, esa experiencia con los extranjeros os hace un poquito más abiertos.

P.: ¿Existe una barrera lingüística entre rumanos y españoles?

R.: No, son idiomas tan parecidos que cualquier rumano en tres meses sabe hablar español. Con acento, pero se comunica sin problemas y eso les permite integrarse más rápidamente en la sociedad española.

Hola, a continuación os presento mi blog, donde voy a hablaros de la nacionalidad, sus problemas, últimas noticias y novedades espero que os resulte interesante.